¿Cómo mejorar la comprensión lectora?

Cómo mejorar la comprensión lectora

Estrategias para ayudar a los lectores con dificultades a mejorar la comprensión lectora:

  1. Encuentra libros que te gusten.
  2. Lee en voz alta
  3. Ojea los encabezados del texto.
  4. Vuelve a leer las secciones que son confusas.
  5. Usa una regla o un dedo para seguir.
  6. Escribe palabras que no sabes.
  7. Discute lo que tu hijo acaba de leer.
  8. Recapitula y resume los puntos principales
  9. Practica lo que aprendas. 
  10. Piensa antes de leer.

¿Por qué es necesario emplear estrategias de comprensión?

El objetivo principal de la instrucción de comprensión de lectura es ayudar a las personas a desarrollar el conocimiento, las habilidades y las experiencias que deben tener para convertirse en lectores competentes y entusiastas.

Las habilidades de comprensión lectora separan al lector no pasivo de los lectores activos.  Para ayudar a un lector principiante a comprender este concepto, puede hacer que conozcan el diálogo que los lectores tienen consigo mismos mientras leen.

Comprensión lectora

Comprensión lectora

¿Cómo enseñar a los niños la comprensión lectora?

  • Proporciona libros en el nivel correcto.
  • Asegúrate de que tu hijo tenga mucha práctica leyendo libros que no sean demasiado difíciles. Ellos deben reconocer al menos el 90 por ciento de las palabras sin ninguna ayuda. 
  • Parar más a menudo que eso para descubrir una palabra hace que sea difícil para los niños concéntrate en el significado general de la historia.
  • Ser un lector activo es clave es conectarse con lo que se lee cuestionarlo y tomar notas mentales. Puedes trabajar en estas habilidades con tu hijo en casa. 

Usa estos siete consejos para ayudarte a mejorar la comprensión lectora de tu hijo:

  1. Hacer conexiones.

Cuando los niños conectan lo que ya saben con lo que leen, les ayuda a concentrarse. Muéstrale a tu hijo cómo hacer conexiones cuando lee en voz alta. Si un libro menciona lugares en los que has estado con tu hijo, habla sobre esos recuerdos. 

  1. Haz preguntas.

Hacer preguntas alienta a los niños a buscar pistas en el texto. Cuando lean juntos, has preguntas para despertar la curiosidad de tu hijo. 

  1. Haz películas mentales.

Visualizar ayuda a dar vida a una historia. Ahí es donde entran las películas mentales. Cuando leas con tu hijo, describe cómo se ve la escena en tu cabeza. 

Habla sobre cómo te hace sentir. También puedes usar otros sentidos. Por ejemplo, si la escena tiene lugar afuera, a qué huele.

Luego invita a tu hijo a hacer una película mental también. Señala cómo la película de tu hijo es diferente a la tuya. Si a tu hijo le gusta dibujar o colorear, anímalo a que también haga una imagen de la escena.

  1. Busca pistas.

Cuando combinas lo que ya sabes con pistas de una historia, puedes hacer conjeturas o predicciones. Estas son inferencias. 

Y hacerlos es una excelente manera de desarrollar la comprensión de lectura.

  1. Averigua qué es lo importante.

Pregúntale a tu hijo: ¿Quiénes son los personajes principales? ¿Qué problema están tratando de resolver los personajes? 

Si contestan es porque entienden lo leído. Tu hijo también puede usar una herramienta llamada organizador gráfico para hacer esto. 

  1. Comprueba la comprensión.

Ayuda a alentar a los niños a detenerse y preguntarse: ¿Tiene sentido? ¿Qué hay de confuso? ¿Hubo palabras específicas que hicieron tropezar a tu hijo?

  1. Probar cosas nuevas.

Cuanto más sepan los niños sobre el mundo, más podrán entender lo que leen. Sin embargo, no tienes que hacer un viaje costoso o ir a un museo para hacerlo. Puedes ampliar el conocimiento y vocabulario de los niños de muchas maneras.

¿Cuáles son los beneficios de tener una buena comprensión lectora?

La lectura tiene una cantidad significativa de beneficios, como lo son:

  • Reduce el estrés. Cuando leemos, estamos quietos. 
  • La lectura enriquece tu vocabulario
  • Estimula la imaginación. 
  • Ilumina nuevas ideas. 
  • Mejora el enfoque y la concentración. 
  • Leer mejora tu memoria. 
  • Nos da nuevos conocimientos.
  • La lectura ejercita nuestro cerebro. 
  • Aumenta la concentración. 
  • La lectura desarrolla la imaginación de un niño. 
  • Leer es divertido.
  • Mejora el funcionamiento del cerebro. 
  • Enriquece el vocabulario.
  • Mejora la teoría de la mente.
  • Aumenta el conocimiento.
  • Agudiza la memoria.